Interesante estudio sobre TDA en estudiantes de la Universidad de Valparaíso

2/12/2020

Estudiantes de Medicina de la Universidad de Valparaíso colaboraron como voluntarios para un estudio del Trastorno por Déficit Atencional –TDA−, que fue recientemente publicado en la Revista Médica de Chile. El TDA corresponde a un patrón persistente de inatención, hiperactividad-impulsividad, o ambas, que interfiere con el funcionamiento y el desarrollo vital de quien lo padece.

En el estudio, dirigido por el investigador de CIESAL Marcelo Arancibia, participaron como muestra 336 estudiantes de Medicina de la UV. De ellos, un 63% resultó con diagnóstico probable de TDA.

Foto: Doctor Marcelo Arancibia, director del proyecto.

En el análisis realizado se aplicaron dos instrumentos. El primero de ellos fue una escala de síntomas de trastorno por déficit de atención e hiperactividad en adultos a objeto de identificar los estudiantes con probabilidad de presentar TDA. El segundo utilizado fue el cuestionario Salamanca, que es una prueba de tamizaje para trastornos de personalidad que clasifica tres grandes grupos: el grupo de personalidad A (sujetos con rasgos paranoides esquizoides y esquizotípicos), el grupo B (personas con rasgos histriónicos, antisociales, narcisistas e inestabilidad emocional del tipo impulsivo y límite) y el grupo C (que corresponde a las personalidades perfeccionistas, dependientes y ansiosas).

El principal hallazgo del estudio, de tipo transversal analítico, es que los estudiantes con TDA probable o muy probable, están asociados fuertemente a rasgos de personalidad del grupo C, es decir, ansiosos, perfeccionistas y dependientes. Esto ha sido escasamente abordado por autores previos, ya que el diagnóstico de TDA se asociaba tradicionalmente a rasgos de personalidad del grupo B.

Este trabajo enfatiza la importancia del diagnóstico y abordaje del TDA especialmente en contextos universitarios, donde está en juego la calidad de vida, la salud mental y el rendimiento académico de los y las estudiantes.

El equipo  que participó del estudio estuvo conformado por los investigadores de CIESAL Marcelo Arancibia, Jana Stojanova y Eva Madrid, los siquiatras infantiles Juan Carlos Martínez y Elisa Sepúlveda y, además, como ha sido tradicional en las políticas de CIESAL, se incorporaron internos de Medicina representados, en esta ocasión, por Sylvana Valdivia,  Andrea Morales y Jasmín Tapia .